Seleccionar página

Cerrajeros autorizados
Las cajas fuertes están diseñadas para ser inviolables, la idea de ellas es que sean dispositivos de seguridad a los que solo pueda tener acceso el dueño de la caja o la persona que sepa la combinación.
Sin embargo hay algunos métodos que se pueden emplear para abrir la caja, aunque no es seguro que la caja siga funcionando bien luego de aplicarlos, por lo que debes estar muy seguro a la hora de que los vayas a usar (o bien desesperado)
Antes de explicarte los métodos es conveniente que conozcas algunas cosas sobre el uso de las cajas fuertes o cajas de seguridad.
Que es una caja fuerte
Que tipos de cajas fuerte existen
Breve historia del uso de la caja fuerte
2 métodos para abrir las cajas fuertes
Que es una caja fuerte
Una caja fuerte o caja de seguridad, es un dispositivo de máxima seguridad diseñado para guardar en ella objetos de mucho valor y que estén completamente protegidos y resguardados del ataque de delincuentes.
Que tipos de cajas fuertes existen
Empotrables: Son las típicas cajas fuertes que vemos en las películas que se encuentran ocultas detrás de un cuadro en la pared. Son más fáciles de camuflar por esta característica.
De Sobreponer: Estas cajas solo se fijan a las paredes o a las mesas mediante mecanismos muy resistentes como tornillos gruesos de acero y soldaduras especiales.
Ignifugas: son resistentes al fuego por la aleación de materiales que se utilizan.
Domésticas: son algunas un poco más pequeñas y en algunos casos menos resistentes que otro tipo de caja, algunas funcionan solo con llave.
Breve historia del uso de la caja fuerte
El uso de las cajas fuertes o cajas de seguridad data de la época medieval cuando comenzaron a revestir o asegurar los baúles con barras de hierro que dificultaran su apertura, incorporando más adelante el uso de candados.
Un siglo después, con los avances de la herrería, se comienzan a fabricar cajas puramente de hierro con mecanismos de apertura cada vez más complicados que fueron cambiando y evolucionando con el paso del tiempo.
No es sino hasta 1829 cuando el alemán Alejandro Fichet diseña un sistema de cerradura que el consideró inviolable y le dio paso a lo que conocemos hoy como caja fuerte.
Un dato curioso que representó el gran avance de las cajas fuertes fue que en la segunda guerra mundial, tras el bombardeo ocurrido en Hiroshima, encontraron una caja fuerte de un banco completamente intacta.
Hoy en día los mecanismos de seguridad han evolucionado y se han tecnificando, llegando a existir cajas que abren con dispositivos biométricos, radiofrecuencia o con dispositivos móviles personalizados.
2 métodos para abrir las cajas fuertes
Método 1: Romper la puerta
Este método es irreversible, así que debes estar bien seguro de lo que haces antes de intentarlo.
Para ello necesitas un pico y un espacio lo suficientemente amplio.
Coloca la caja fuerte en el piso con la puerta hacia arriba
Golpea todos los bordes con el pico tan fuerte como puedas
Cuando empiece a ceder termina de tumbar la puerta con una mandarria
Hala o empuja la puerta y listo.
Método 2: Romper los pernos de la puerta
Introduce un destornillador grueso de paleta en el borde de la caja
Con la ayuda de un martillo empuja hasta que puedas ver los pernos y que quepa una sierra.
Con una sierra de metales corta los pernos
Retira la puerta halando un poco en sentido contrario al de apertura normal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies